Con látigos y caballos persiguen a haitianos en la frontera de EEUU

0
162

Agotadas por meses de travesía por Centroamérica y México, las familias haitianas expulsadas en masa de Texas deben lidiar con la ira por el trato sufrido allí y la angustia de vivir nuevamente en su país bajo la amenaza de la violencia de pandillas.

Estados Unidos había suspendido las expulsiones de migranteshaitianos en situación irregular tras el terremoto que asoló buena parte del país caribeño el 14 de agosto, pero la concentración en pocos días de más de 15.000 migrantes, la mayoríahaitianos, bajo un puente en Texas llevó a cambiar las pautas.

En menos de dos horas, tres vuelos salidos de Texas aterrizaron en el aeropuerto de Puerto Príncipe el domingo, una afluencia inédita que resultó un desafío para las autoridades aeroportuarias haitianas.

«Biden sabe lo que está haciendo, pero no le importa. Nos trata a nosotros y a nuestros hijos peor que a las bestias», gritó una mujer entre lágrimas al bajar del autobús que la recogió en la pista.

Ella y el resto de expulsados expresaban su frustración y enojo a los empleados administrativos y a los fotógrafos de medios, que recibieron la orden de no tomar imágenes.

En torno a la mujer, algunos hombres accedieron a relatar las condiciones del centro que gestiona la agencia migratoria estadounidense cerca del puente en la pequeña localidad fronteriza de Del Río, bajo el cual habían pasado varias noches tras atravesar el Río Bravo desde Ciudad Acuña, en México

– Sin camas ni duchas –

«No teníamos camas para dormir, dormíamos solo con una fina sábana de plástico para cubrirnos, en un espacio con demasiado aire acondicionado. Y dormíamos en el piso de concreto», cuenta Garry Momplaisir, quien pasó cinco días en el lugar.

«No podíamos ducharnos. Había baños pero no había lugar para lavarnos», agrega este hombre de 26 años que fue expulsado con su esposa y su hija de 5 años.

Mientras avanzaba el proceso de registro por parte de las autoridades haitianas a su llegada, muchos padres aprovechaban la espera para asear a sus hijos más pequeños en los baños de las instalaciones.

Según los registros de los tres vuelos a los que accedió AFP, casi la mitad de los 327 haitianos expulsados por Estados Unidos el domingo eran menores de 5 años y todos nacieron fuera de Haití.

Antes de llegar a la frontera mexicano-estadounidense, estos haitianos habían vivido durante varios años en Chile y Brasil, adonde habían emigrado entre 2016 y 2017.

«En Santiago tenía un pequeño negocio, mi esposo trabajaba. Logramos ahorrar dinero: esto es lo que nos permitió viajar hasta Estados Unidos», explica una mujer que se identifica como Jeanne tras negarse a dar su nombre real.

Con Maël, su hijo de tres años con pasaporte chileno, Jeanne y su esposo cruzaron en dos meses Suramérica, una ruta migratoria considerada por organizaciones humanitarias como de las más peligrosas.

AFP |

Esta y otras noticias en nuestro canal de Telegram TFPOficial; siguenos tambien por Instagram thefreedompost_