El Ciclo Menstrual y los síntomas emocionales

La salud física y la emocional están íntimamente relacionadas: después de todo, cada uno de nosotros es una unidad en la que se combinan ambos factores. La biodescodificación es una propuesta de la medicina alternativa que intenta encontrar el origen metafísico de las enfermedades, o su significado emocional, para buscar a partir de allí la forma de sanar. Toda enfermedad tiene un origen emocional o metafísico, es decir, está causada por algún tipo de sentimiento que no se manifiesta como tal, y por eso se proyecta en el plano físico del cuerpo. La biodescodificación no reemplaza a otro tipo de terapias o tratamientos, sino más bien que los complementa. Pues la sanación verdadera viene dada a partir de la comunión plena entre el cuerpo y el alma.

0
89
Spread the love

Al tratarse de la primera casa que habitamos, los síntomas y problemas asociados al útero siempre están relacionados directa o indirectamente con situaciones en las que la madre siente que no puede llevar a buen término la gestación del niño o sufre porque cree que no puede nidificar adecuadamente o le invade una angustia profunda porque teme no poder llevar a cabo el papel de madre. A menudo, son conflictos vividos como pérdida y, otras veces, éstos tienen claras connotaciones sexuales relacionados con la pareja.

Las patologías más frecuentes relacionadas con el útero son las infecciones, los trastornos funcionales, los fibromas, los miomas, los pólipos, los tumores y el cáncer. Se trata siempre de conflictos relacionados con la pareja o con embarazos que han ido mal, abortos, partos difíciles y peligrosos o situaciones que ponen el riesgo la supervivencia, continuidad y renovación del clan.

El útero simbólicamente representa la casa, el hogar, el nido. Desde el punto de vista del embrión–feto–bebé que en él se desarrolla, se debe tener presente que las primeras experiencias siempre dejan recuerdos imborrables y, precisamente por eso, adquieren significados especiales, como el primer beso, el primer día de colegio, el primer amor. El útero es nuestro primer hábitat, la primera casa que habitamos, el primer entorno con el que nos identificamos. Todo lo que vivamos y sintamos en él quedará profundamente archivado en nuestro inconsciente y conformará los cimientos de nuestro Proyecto Sentido. No en vano, es precisamente en el útero donde se realizan los intercambios de substancias entre la madre y el hijo y donde se genera la conexión emocional madre – hijo.

Usualmente come bien

Los períodos dolorosos y los trastornos del ciclo suelen ser un signo de desequilibrio hormonal. Ciertos alimentos pueden ayudar a aliviar los síntomas y recuperar el equilibrio hormonal. Una dieta acorde con el ciclo tiene sentido, dicen los expertos de ORF.at

La nutrición en el ciclo menstrual juega un papel importante, según la nutricionista Marija Stojanovic en una entrevista con ORF.at, «como medida de apoyo en los procesos naturales, pero especialmente en los problemas menstruales».

Dependiendo de la fase del ciclo, el cuerpo tiene diferentes necesidades. En la primera mitad del ciclo, los alimentos probióticos como el yogur y el chucrut apoyarían el aumento de los niveles de estrógeno. Los fitoestrógenos en la soja, las bayas y la fibra para las hormonas sexuales femeninas también son útiles. En la segunda mitad del ciclo, las vitaminas B tienen un efecto positivo sobre el estado de ánimo y los nervios. Buenas fuentes incluyen legumbres, verduras de hoja verde, avena, pan de centeno y quinua, según Stojanovic.

El gráfico muestra una representación del ciclo femenino.
Esto es lo que sucede en el ciclo femenino, utilizando un ciclo de 28 días como ejemplo de libro de texto.

Stojanovic aconseja a las mujeres: «Cualquiera que sufra de migrañas y calambres menstruales debe prestar atención a una dieta rica en magnesio una semana antes del período menstrual. Para prevenir la pérdida de hierro, también es importante prestar más atención a la ingesta de hierro, según al experto.

hormonas fluctuantes

Las hormonas estrógeno, progesterona, FSH (hormona estimulante del folículo) y testosterona controlan el ciclo menstrual, que suele durar entre 25 y 36 días. Las hormonas sexuales estrógeno y progesterona fluctúan naturalmente durante el ciclo, y no solo afectan el cuerpo, sino también el estado de ánimo de las mujeres.

La ginecóloga Martina Kollmann de MedUni Graz explica en una entrevista con ORF.at: «Muchas mujeres tienden a ser más activas en la primera mitad de su ciclo que en la segunda, y la progesterona también puede hacer que la piel sea más impura en la segunda mitad del ciclo», dice el ginecólogo.

Wie Hormone in die Zellen finden

ciclo fuera de balance

Las fluctuaciones hormonales fisiológicas solo se notan parcialmente, dice Kollmann. Sin embargo, pueden ocurrir cambios notables cuando la producción de hormonas se desequilibra, debido a factores genéticos y externos, como los hábitos alimenticios, el ejercicio y el estrés. Según el ginecólogo, los signos típicos de un equilibrio hormonal desequilibrado son los ciclos irregulares (intervalos muy largos o muy cortos entre el sangrado menstrual) y la ausencia de un período.

Dolor abdominal por progesterona baja

Kollmann da un ejemplo: «Si la maduración de los folículos no funciona correctamente, es posible que no se produzca la ovulación y que la progesterona sea más baja en la segunda mitad del ciclo».

Otro síntoma de los niveles bajos de progesterona es el dolor abdominal intenso (dismenorrea) antes y durante el período. Luego, el útero libera más prostaglandinas. Las sustancias mensajeras hormonales hacen que el útero se contraiga; las consecuencias son calambres, sensación de tensión y dolor.

La fibra mantiene los estrógenos bajo control

Estudios previos muestran cómo la nutrición puede influir en el ciclo menstrual femenino. En un estudio clínico, los científicos del Comité de Médicos por la Medicina Responsable descubrieron que una dieta alta en fibra, vegetariana y baja en grasas puede ayudar a aliviar los síntomas de la dismenorrea. La cantidad de días en los que los participantes del estudio tuvieron dolor por mes disminuyó de un promedio de 3,9 a 2,7 días con la dieta vegetariana alta en fibra.

Los científicos encontraron que la concentración de globulina transportadora de hormonas sexuales (SHBG) aumentó en un 19 por ciento en los participantes del estudio. La proteína juega un papel importante en la regulación de las hormonas sexuales: se une a las hormonas sexuales y ayuda a reducir los niveles de estrógeno, explica la especialista en hormonas Hana Kahleova del Comité de Médicos. Según el científico, aún es necesario investigar si hay alimentos que sean más efectivos que otros.

Un pescado en una bandeja para hornear está adornado con aceite de oliva.
Los estudios demuestran que una dieta mediterránea puede aliviar los cólicos menstruales

La dieta mediterránea tiene un efecto analgésico

Un estudio realizado por MedUni Viena pudo demostrar que una dieta mediterránea puede reducir significativamente el dolor asociado con la endometriosis. El dolor durante la menstruación, durante las relaciones sexuales y el dolor abdominal bajo en general se redujo en alrededor de un 50 por ciento en los participantes del estudio.

La endometriosis es una de las enfermedades ginecológicas más comunes; se estima que afecta a entre el cinco y el diez por ciento de las mujeres en edad reproductiva; el número de casos no notificados es elevado.

Portada del libro Come como una mujer

Andrea Haselmayr, Verena Haselmayr, Denise Rosenberger: Come como una mujer. Brandstätter, 232 páginas, 28 euros.

Dieta para SOP

La dieta también juega un papel importante en el tratamiento del síndrome de ovario poliquístico (SOP), dice la dietista Jasmin Klammer a ORF.at. El SOP es uno de los trastornos hormonales más comunes en las mujeres en edad fértil. Los síntomas incluyen trastornos del ciclo, sangrado menstrual muy abundante y ovarios agrandados, a menudo hay un alto nivel de andrógenos (hormonas masculinas). En muchos casos, las mujeres afectadas tienen resistencia a la insulina.

Klammer acompaña a pacientes con síndrome de ovario poliquístico, su experiencia demuestra: «La dieta puede ayudar a aliviar los síntomas de la resistencia a la insulina, y el aumento de testosterona también puede reducirse. Muchas pacientes volverían a tener un ciclo menstrual regular después de la terapia, dice Klammer y agrega: » Pero no existe una dieta milagrosa para el SOP, ya que siempre hay que tratar la causa».

Regular el ciclo con árbol casto

Denise Rosenberger, profesora de yoga y autora del libro «Eat Like a Woman», padecía el síndrome post-píldora desde hace casi un año. Esto incluye una variedad de síntomas que pueden ocurrir después de suspender las píldoras anticonceptivas, incluidos trastornos menstruales y sangrado doloroso. El síndrome también puede ser un signo de PCOS, dice Kollmann. Los quistes en los ovarios hicieron que Rosenberger dejara de menstruar. La pimienta de Monk la ha ayudado a regular el ciclo: «Mientras tanto, tengo un ciclo regular y sin síntomas, que disfruto y celebro», dice Rosenberger.

¿Qué hacer con las dolencias crónicas?

En el caso de sangrado menstrual crónico, muy abundante, ciclos irregulares y dolor menstrual, se debe consultar a un ginecólogo, dice Kollmann: «La dieta juega un papel importante, pero el dolor menstrual no es normal, la causa debe ser aclarada por un especialista». dice el ginecólogo.

Izquierda:

Que significa desde la Psicología aplicada la Endometriosis?

Endometriosis: el deseo de ser madre sin un «nido» adecuado.

La endometriosis es la aparición y el crecimiento anormal de la  mucosa que recubre el interior del útero.

Es decir, la endometriosis comienza a aparecer y crecer fuera de éste. Sobre todo, puede aparecer en la cavidad pélvica, en los ovarios, detrás del útero, en los ligamentos uterinos y en la vejiga o en el intestino. 

Se considera una enfermedad crónica y como tal debemos comprender que en su aparición y tratamiento se relacionan una dimensión física con sus implicaciones y una dimensión psicológica-emocional. 

Es una enfermedad ginecológica relativamente frecuente en mujeres en edad fértil. Sus síntomas más comunes son dolor, principalmente localizado en el abdomen, en la región lumbar y en la zona rectal. También es usual que provoque la aparición de sangrados menstruales muy abundantes, trastornos intestinales como diarrea o estreñimiento, dolor al defecar y retortijones, e incluso la ausencia de menstruación 

Medicamente estamos adaptados a atender la parte física de la enfermedad y no se tiene en cuenta la parte emocional que es muy importante a la hora de tratarla.

Desde una dimensión psico-biológica y emocional no podemos perder de vista que el útero representa nuestro espacio de convivencia, “la casa” es el lugar donde se desarrollan y nacen los hijos. Es el “nido” donde se desarrollan y crecen los futuros miembros de la familia por lo tanto es la primea casa.  

Es común, que las mujeres que posponen el ser madres por no sentirse listas, no contar con los recursos económicos o no contar con la pareja adecuada, presenten endometriosis pues en realidad sufren de un conflicto que les produce el sentimiento de no poder o no sentirse capaz de llevar a cabo de forma completa y satisfactoria su futura función materna. 

Entonces la endometriosis es la representación inconsciente de un conflicto donde la mujer tiene una necesidad insatisfecha de buscar o encontrar un “nido” para tener a su hijo.  

El conflicto emocional

Se da comúnmente en vivencias donde no existe casa propia, privacidad o intimidad; falta un territorio propio para tener el hijo. La madre no siente que cuenta con un espacio pueda “anidar”. En otras ocasiones no se siente con derecho a tener hijos pues el espacio donde vive no es suyo y no lo puede ocupar, viviendo una constante sensación ya sea real o imaginaria de ser excluida.  

Entonces aparece una contradicción. Por un lado, desear estar embarazada y, por el otro lado no desea el embarazo al no poder recibir al hijo en el lugar adecuado. Esta contradicción provoca que inconscientemente la madre lleve el tejido fuera del útero para anidar en otro lugar.   

Hay ocasiones donde la enfermedad se expresa por memorias transgeneracionales de abortos. Así se pone de manifiesto un bloqueo emocional de inseguridad y miedo profundo al parto o a concebir, un sentimiento de no ser capaz o no querer tener hijos. 

En terapia ayudamos a mujeres a resolver estos conflictos que darán nueva información a su cuerpo, ayudando a que la endometriosis ceda poco a poco y logren su sueño de ser madres.