#Opinión | Indefensión aprendida – Por Aldo de Vivo

0
170
Spread the love

Últimamente varios amigos han vuelto a Venezuela de visita tras largos años de destierro, mi instinto de investigador me ha llevado a preguntarles ¿Cómo se siente? Y la respuesta del 100% de todos es: «aquí nada está pasando, hay una rara normalidad y nadie habla de política, todos en lo suyo».

Ante tal afirmación, solo hay una respuesta posible: indefensión aprendida.

Pero, ¿Qué es la indefensión aprendida? Es un experimento de control social que consiste en que un grupo de animales/personas pierdan la esperanza, baje su autoestima, caigan en frustración y no sean capaces de solucionar ningún problema, aún en cuanto tengan la solución al frente. Anulan toda capacidad de acción y de voluntad para liberarse.

Originalmente la investigación y el experimento lo llevó a cabo el científico estadounidense Martin Seligman en 1967 en la Universidad de Pensilvania. Uno de los primeros experimentos consistía en 3 grupos de perros a los cuales fueron puestos arneses, el grupo 1 fue solamente puesto en los arneses por un tiempo y luego fueron liberados. Los grupos 2 y 3 fueron amarrados juntos. A los perros en el grupo 2 se les daban choques eléctricos de manera aleatoria y los perros podían presionar una palanca para parar los choques.

«Cada perro del grupo 3 era juntado con uno del grupo 2; si bien, cuando el perro del grupo 2 recibía un choque eléctrico, el perro del grupo 3 también recibía un choque de la misma intensidad y duración, este no podía evitarlo, porque su palanca no hacía nada. Para el perro del grupo 3, parecía que el choque se paraba de manera aleatoria porque el perro del grupo 2 al que estaba unido estaba parando el choque. Por lo tanto, para los perros del grupo 3, el choque era «inevitable».

En la parte 2 del experimento, los 3 grupos de perros fueron llevados a una habitación que tenía dos compartimientos rectangulares divididos por una barrera de unas cuantas pulgadas de alto. Todos los perros podían escapar del choque eléctrico yendo a la otra parte de la habitación. Los perros del grupo 1 y 2 rápidamente entendieron la tarea y escaparon de los choques eléctricos, sin embargo, la mayoría de los perros del grupo 3 (que antes habían aprendido que nada de lo que hicieran iba a parar el choque eléctrico) simplemente se quedaron quietos sin hacer nada y solo gemían al recibir los choques.»

Sin embargo, se cree que existe una cura para la indefensión aprendida. En la hipótesis de Seligman, los perros no trataban de escapar porque ellos creían que nada de lo que hicieran haría que los choques pararan. Para cambiar este pensamiento, los investigadores tenían que tomar las patas de los perros y moverlas replicando las acciones que el perro debía realizar para escapar de la zona de choques eléctricos. Esto se tuvo que hacer al menos 2 veces antes de que los perros empezaran a saltar por sí mismos la barrera. Utilizar cualquier otra forma de estímulo como amenazas, premios y demostraciones visuales no tenía efecto en la indefensión del grupo 3.

Ahora bien, si llevamos estos resultados y experimentos a Venezuela tendremos que los venezolanos tienen una conducta de indefensión aprendida, pero ¿Cómo?

Al igual que los perros del tercer grupo del experimento, a los venezolanos se les ha otorgado varios botones en 24 años de tiranía que no logran detener el dolor, el sufrimiento y no solucionan nada. Estamos hablando de marchas, elecciones, salidas violentas, cacerolazos, gobiernos interinos, falsos movimientos militares, etc, todo perfectamente orquestado y planificado por los colaboradores del régimen, la falsa oposición para crear ese sentimiento de frustración que deriva en el pensamiento «no importa lo que hagamos, no saldremos de este régimen

Tras años de intentarlo todo y que nada funcione, los venezolanos han caído en el efecto de la indefensión aprendida, es decir, han perdido toda capacidad de acción, toda esperanza, voluntad y autoestima, además, tal como el tercer grupo de perros en el segundo experimento, los venezolanos tienen la solución en sus manos, es cuestión de tomar acción, pero no lo hacen porque ya están bajo la indefensión. Es por ello que nadie quiere saber nada de nada a pesar de que pueden solucionar todo con tan solo accionar o «cruzar la habitación» como debían hacer los perros del tercer grupo.

Pero hay luz al final del túnel puesto que, tal como lo demuestra el final del experimento, si le mostramos a los venezolanos como salir de esa tiranía, guiando sus pasos, haciéndolo con ellos, podemos anular ese efecto. Así como se le enseñó a los perros del tercer grupo moviendo sus patas al sitio seguro de choques eléctricos, también se le puede enseñar a los venezolanos cómo han salido de las tiranías en otros países y además de enseñarlos, acompañarlos y guiarlos en esa acción.

Sí, sé que es duro enterarse que nos han tratado como perros, que hemos sido víctimas de un experimento de control social típico de gente maquiavélica, pero peor es mantenerse ignorante y nunca saber que estamos siendo guiados de esa forma.

Hay que destacar que este no es el único experimento de control social que nos han aplicado, existen otros como el experimento de Asch o de Milgram que serán explicados y publicados en su debido momento. Pero ya que estas acá y quieres saber qué hacer o cuáles han sido las herramientas que han funcionado en otras tiranías, debo decirte que la única herramienta capaz de combatir los efectos de toda esta maquinaria de ingeniería social es la lucha noviolenta, los métodos de acción noviolentos planteados por Gene Sharp.

Sobre ello también hablaremos en siguientes artículos, pero lo importante es conocer a lo que nos han sometido de forma sigilosa, sin que nos diéramos cuenta y que de esa forma nos llevan al matadero o mejor dicho, de forma libre y voluntaria vamos al matadero.

Educate en la libertad, que la ignorancia se paga caro.

Por Aldo de Vivo
Escritor Invitado
Politólogo, activista y miembro de Rumbo Libertad Twitter: @AldoDeVivo

Esta y otras noticias en nuestro canal de Telegram TFPOficial; siguenos tambien por Instagram thefreedompost_