El precio del combustible en Estados Unidos llegó a los 5 dólares por galón a nivel nacional: Un aumento del 110% en el último año

0
321
Spread the love

Se trata del nivel más alto de la historia para el precio de la nafta como promedio federal, y aumentó un 110% en lo que va de la gestión de Biden. El precio ya supera los 6 dólares en el Estado de California.

Estados Unidos sigue registrando el alza de precios más drástica de los últimos 40 años. El precio de la nafta alcanzó los 5,01 dólares por galón en lo que va del mes de junio, y es el valor más alto de la historia del país. Por su parte, el precio del combustible diésel ya supera los US$ 5,77 por galón, y nuevamente es el valor más elevado del cual se tenga algún registro.

Solamente en lo que va de la administración de Joe Biden, el precio de la nafta percibida por el consumidor final aumentó un 110% entre enero de 2021 y junio de 2022. La inflación interanual alcanzó el 8,6% en mayo (contra mayo de 2021), y se estima que seguirá subiendo al término del primer semestre del año.

En lo que va de 2022, los combustibles acumulan un aumento del 11,9%, y la variación mensual interanual llegó al 34,6% en comparación contra junio de 2021. Según las estimaciones de JP Morgan, se espera que la nafta sigua subiendo hasta alcanzar, por lo menos, los US$ 6,2 a nivel federal.

El presidente Biden culpó a la guerra en Ucrania por el aumento de los precios de la energía, y acusó a las empresas vinculadas de “impulsar márgenes de ganancias extremos”. Pero a pesar de las declaraciones del Presidente, las estadísticas muestran la verdadera naturaleza del aumento de precios.

Las tarifas energéticas registraron un aumento del 46,63% entre la última semana de enero y la segunda semana del mes de febrero de 2022. Este brutal aumento se produjo antes de la guerra en Ucrania y la llegada del shock de oferta a nivel internacional. En el mismo período de tiempo, la inflación interanual trepó del 1,4% al 7,87%, sin que tuviera ninguna incidencia el contexto internacional.

Queda en evidencia que la guerra entre Rusia y Ucrania provocó un shock sobre el valor real de las tarifas energéticas en términos de otros bienes y servicios, pero el aumento persistente del nivel general de precios (incluyendo el combustible) fue y es responsabilidad de la política monetaria y fiscal del Gobierno de Estados Unidos.

El Gobierno de Biden amenazó con reintroducir los controles de precios a las tarifas energéticas, algo que no se implementa desde 1981, cuando el entonces presidente Ronald Reagan les puso fin a los controles.

Entre otras implicancias, la introducción de controles de precios en un contexto de extrema volatilidad llevaría a un resultado similar al que se observa en Argentina: desabastecimiento y crisis energética en la economía más importante del mundo. 

Fuente: DerechaDiario.com.ar