La persecución de los cristianos no puede seguir siendo ignorada

Cincuenta fieles fueron asesinados a tiros en Nigeria, y los líderes occidentales apenas se han dado cuenta

0
324
Spread the love

Cincuenta fieles fueron asesinados a tiros en Nigeria, y los líderes occidentales apenas se han dado cuenta.

“Hace casi una década, un editorial de The Times advertía del aumento mundial de los ataques a los cristianos. En todo el mundo, Oriente Medio, Asia y África”, decía, “los cristianos están siendo acosados, arrestados, encarcelados, expulsados y ejecutados. El cristianismo es, según la mayoría de los cálculos, la religión más perseguida de los tiempos modernos. Sin embargo, los políticos occidentales se han mostrado hasta ahora reacios a hablar en apoyo de los cristianos en peligro… No podemos ser espectadores de esta carnicería”.

Sin embargo, aquí estamos, casi 10 años después, y muy poco ha cambiado. La persecución se ha intensificado y el silencio de los líderes occidentales sigue siendo ensordecedor.

Por ejemplo, en Nigeria, donde los islamistas, concentrados principalmente en el norte, han perseguido a los cristianos con algo parecido a la impunidad en los últimos años. El domingo pasado, por ejemplo, militantes aún no identificados irrumpieron en una iglesia católica de Owo, en el estado de Ondo, en el suroeste de Nigeria, y comenzaron un tiroteo que dejó al menos 50 muertos, entre ellos niños. Los explosivos derribaron el techo sobre los fieles. Los católicos de la iglesia estaban celebrando Pentecostés, uno de los días más sagrados del calendario cristiano. El mensaje era claro: incluso los cristianos del relativamente pacífico estado de Ondo no están a salvo.

En el norte de Nigeria, la situación es mucho peor. El mes pasado, en Sokoto, en el noroeste de Nigeria, una estudiante universitaria llamada Deborah Emmanuel Yakubu fue apedreada, golpeada hasta la muerte y quemada por sus compañeros de clase. La acusaron de blasfemia y de insultar al profeta Mahoma después de que diera las gracias a Jesús en las redes sociales por ayudarle a aprobar un examen. Los vídeos y las imágenes de su horrible muerte recorrieron rápidamente los medios de comunicación locales, provocando una indignación generalizada. Esto, a su vez, desencadenó protestas en defensa de sus agresores. Los manifestantes de Sokoto irrumpieron en las iglesias y las incendiaron. Y los musulmanes radicalizados amenazaron con la muerte a otros cristianos de todo el norte tras ser acusados también de blasfemia.

Estos son sólo los últimos ejemplos de una lista aparentemente interminable de atrocidades contra los cristianos en Nigeria. Sin embargo, no hay ninguna protesta internacional. No hay grandes iniciativas de política exterior. No hay cumbres de emergencia.

En cambio, hay noticias locales e internacionales que citan a líderes políticos que afirman que es demasiado pronto para especular sobre por qué los hombres armados atacarían una iglesia, o por qué un cristiano fue apedreado y golpeado hasta la muerte por mencionar a Jesús. Luego, el ciclo de noticias sigue su curso y nada cambia.

La indiferencia deliberada de los políticos occidentales ante la situación de los cristianos es sorprendente. En la UE, los miembros del Parlamento Europeo rechazaron recientemente una moción para debatir la persecución cristiana y no condenaron el asesinato de Deborah Emmanuel. En Estados Unidos, el gobierno de Biden eliminó a Nigeria de su lista de “países de especial preocupación”, una decisión que cada día resulta más chocante. Y aunque el gobierno del Reino Unido reconoce que la actividad yihadista es un “motor” de la violencia en el noreste de Nigeria (donde no se produjo ninguna de las tragedias mencionadas), no lo hace en el resto de Nigeria, culpando en cambio a una “competencia por los recursos” de la violencia.

Sin embargo, lo más indignante es la respuesta de los organismos internacionales destinados específicamente a tratar las violaciones de los derechos humanos. La Corte Penal Internacional (CPI) se creó para tratar los delitos más graves, como los crímenes de guerra, los crímenes contra la humanidad y el genocidio. A pesar del presupuesto multimillonario de la CPI, el tribunal tardó más de una década en concluir su “examen preliminar” sobre Nigeria. Tras tomar la decisión de abrir una investigación en 2020, el fiscal de la CPI tardó más de dos años en visitar realmente Nigeria, lo que hizo este mes de abril.

El comunicado de prensa de la CPI y la fotografía que lo acompaña incluyen frases como “compromiso”, “profundización de la cooperación”, “diálogo para promover la complementariedad” y “un nuevo capítulo de colaboración reforzada”, pero no menciona nada de la matanza en curso.

Dentro de unos días, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU se reunirá de nuevo en Ginebra (Suiza) para debatir y acordar medidas sobre los retos más urgentes en materia de derechos humanos a los que se enfrenta el mundo. Al menos esa es la teoría. En realidad, la persecución sistemática de los cristianos no estará en la agenda oficial. Nunca lo ha estado. En cambio, si se preguntara a los diplomáticos africanos cuál es la mayor prioridad de la política exterior de los países occidentales -basándose en los grupos de presión y en los intensos debates entre bastidores que acompañan a estas sesiones de la ONU-, probablemente concluirían que es garantizar que la “educación sexual integral”, los “derechos reproductivos” y los “derechos de orientación sexual e identidad de género” se extiendan por toda África.

Responder al aumento global de la persecución cristiana no es ciertamente fácil, y nadie pretende que haya respuestas rápidas y fáciles. Sin embargo, ni siquiera hemos dado el primer paso, que es reconocer que está ocurriendo. Los líderes occidentales siguen siendo espectadores de la carnicería.