#Opinión | Como se ve la figura de Javier MILEI en Alemania- Por Karin Hiebaum

0
256
Spread the love

Dondequiera que aparezca Javier Milei (51) como orador, la música heavy metal a todo volumen resuena en los altavoces. A sus compatriotas también les gusta llamar al egocéntrico bonaerense de la chaqueta de cuero y el llamativo peinado peludo «La Peluca», en alemán «the wig». Desde que el partido liberal radical «Avanza Libertad», fundado por Milei el año pasado, logró un notable éxito en las recientes elecciones de la capital argentina con un 17 por ciento y «el pelucón» se sienta en la Cámara de Diputados, apenas pasa un día sin que aparezca en las noticias. Y esto no es sólo porque se considere un seguidor soltero y sin hijos del amor libre y del tantra.

Payaso, capitalista neoliberal, populista de derechas, Trump sudamericano: con la misma rapidez con la que los medios de comunicación liberales de izquierda -no sólo en Sudamérica- intentan ponerle un sello a Milei, su base de fans también crece. Para la clase política, tanto de izquierda como de derecha, se está convirtiendo poco a poco en un problema a dos años de las próximas elecciones presidenciales en Argentina.

Milei es especialmente popular entre los votantes jóvenes porque ofrece la perspectiva de algo que ya no existe en América Latina, excesivamente regulada y dominada por élites corruptas: la libertad individual y el desarrollo a través del progreso económico y el emprendimiento creativo. Milei propaga que el país en crisis puede y debe salir por sí mismo de la ciénaga por sus propios medios. La configuración individual del futuro en lugar del bienestar regulado por el Estado – o en otras palabras: cada uno es el arquitecto de su propia fortuna.

Lo que le distingue del peronismo de izquierdas gobernante en torno al presidente Alberto Fernández, castigado en las elecciones parlamentarias, así como del bando conservador en torno a Mauricio Macri, destituido en 2018, es la firme convicción de que la configuración del Estado debe ponerse casi por completo en manos del pueblo y del mercado. Para Milei, las prestaciones sociales son antisociales y contraproducentes porque harían a los ciudadanos dependientes del Estado y de los partidos gobernantes.

No evita las comparaciones con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ni con el populista de derechas de Brasil, Jair Bolsonaro, sino que subraya: «La línea común es nuestra lucha contra el comunismo, contra el socialismo». A diferencia de Bolsonaro, que admite abiertamente que no sabe nada de economía, Milei es economista. La revista Noticias lo nombró como uno de los argentinos más influyentes de 2019 por llevar su visión económica a una amplia audiencia televisiva en programas de entrevistas. «La hiperinflación me hizo tomar esta carrera», se le cita en los medios de comunicación argentinos. Milei procede de un entorno pobre, es hijo de un conductor de autobús y, como tantos argentinos, vivió numerosas crisis económicas.

Esto es precisamente lo que le hace popular entre una parte cada vez mayor de la generación joven, en la que la organización juvenil de izquierdas «La Cámpora» ha tenido prácticamente el monopolio hasta ahora. Pero como cada vez son más los jóvenes que se encuentran atrapados en el atolladero de la falta de perspectivas, el desempleo juvenil y la alimentación de la pobreza, e incluso los titulados universitarios no encuentran trabajo, cada vez son menos los argentinos que creen que el Estado tiene soluciones. La hiperinflación, una tasa de pobreza del 44% y las quiebras estatales que se repiten regularmente hacen el resto.

¿SE REPITE LA HISTORIA?

El miedo primario alemán: la hiperinflación
Según la Universidad de la UCA, en el momento más álgido de la pandemia y de la crisis económica, el 55% de la población habrá dependido de las ayudas estatales en 2020 debido a los cierres impuestos por Fernández. Además, se produjeron escándalos como el trato preferente a los políticos del gobierno y a los periodistas y sindicalistas liberales de izquierda cercanos a ellos en el proceso de vacunación, mientras que en los barrios pobres la gente moría por miles a causa de Covid-19.

Ni la peronista Fernández, de izquierdas, ni su antecesor conservador Macri (2014-2018) fueron capaces de frenar la espiral descendente; sólo coinciden en una cosa: por supuesto, la culpa de la miseria la tiene siempre el otro bando político. Milei, que parece encender un nuevo entusiasmo por la economía de mercado entre los jóvenes argentinos, se lanza ahora a este nicho. Este hombre de 51 años realmente cultiva esta imagen: los cachorros de su perro llevan nombres de economistas de primera línea como Milton Friedman, Murray Rothbard y Robert Lucas.

Por Karin Hiebaum

Profesora universitaria,

psicóloga y corresponsal en Europa

Esta y otras noticias en nuestro canal de Telegram TFPOficial; siguenos tambien por Instagram thefreedompost_