Fredy Hernández Cisnero otro presunto testaferro de “Nicolasito” en Miami

0
2495
Spread the love

Miami y específicamente el Doral, se han convertido en el eterno santuario del chavismo y sus testaferros.

Según ABC Noticias habría sido ubicado uno de los testaferros de Nicolás Maduro Guerra (hijo del dictador venezolano Nicolás Maduro) en la ciudad del Doral, Fredy José Hernández Cisnero, conocido chavista, no solo por pensamiento o ideología, sino por también trabajar para la dictadura unos cuantos años.

Fredy José Hernádez Cisneros con Nicolás Maduro Guerra

Según la Resolución S/N de fecha 3 de abril de 2019, mediante la cual se nombra al ciudadano Fredy José Hernández Cisnero, como Director General de la Oficina Estratégica de Seguimiento y Evaluación de Políticas Públicas del Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica, en calidad de Encargado, publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 41.609 de esa misma fecha.

El presunto testaferro de “Nicolasito” tiene una cantidad de 15 empresas registradas en el estado de la Florida, una de ellas muy conocida en la ciudad del Doral que se llama: Gelateria Pizzeria Made in Italy ubicada en 4291 NW, 107 Avenue.

Fredy Hernádez también fue denunciado públicamente por José Antonio Colina, Director de VEPPEX atraves de sus redes sociales:

El twett:

La cercanía de Hernández con el chavismo más allá, incluso hasta llegó a fotografiarse con la réplica de la famosa espada de Bolívar, la cual los chavistas se la pasan de mano en mano.

Freddy Hernández Cisneros con la espada de Bolívar

El Doral, la ciudad santuario del chavismo, cada día son más personajes afectos a la dictadura de Maduro que son expuestos a la luz pública. ¿Pero cuántos quedan? ¿Seguirán entrando en los Estados Unidos?

Son las preguntas que quedan al aire. El casi innegable vínculo con la ideología criminal que al parecer Hernández apoya o apoyaba genera la duda de la procedencia de sus fondos y sus negocios. Aunque todo apunta hacia quizás un lavado de dinero, corresponde a las autoridades estadounidenses tomar la última palabra. —

Por Raymond Azar