Afganas protestan frente al Ministerio de la Mujer tras su abrupto cierre

0
97

Un grupo de activistas ha protestado este domingo en la capital de Afganistán, Kabul, frente a las instalaciones del Ministerio de Asuntos de la Mujer, cuyo edificio ha sido cedido a la cartera de Promoción y Fomento de la Virtud y la Prevención del Vicio tras su cierre por parte de los talibán.

Las manifestantes han reclamado el respeto de los derechos de las mujeres, entre ellos el derecho al trabajo y a la educación, así como la preservación de sus logros, según recoge la cadena de televisión Tolo News.

Los talibán han cerrado el Ministerio de Asuntos de la Mujer en Afganistán, y lo han reemplazado por uno para la Promoción y el Fomento de la Virtud y la Prevención del Vicio, según ha detallado la agencia de noticias afgana Khaama Press.

«¡Has tomado nuestra tierra limpia, no tomes nuestro derecho a estudiar!» Twitter / @afganistan6867

Este Ministerio de la Virtud y el Vicio ya era uno de los más estrictos en el Afganistán dominado por los talibán de los años 90, encargado de asuntos como la vestimenta, la apariencia física y el comportamiento de los ciudadanos. Los componentes de la llamada “policía religiosa”, dependiente de ese ministerio, azotaban a los hombres en las calles por escuchar música, afeitarse, no rezar, y a las mujeres por no usar burka o velo integral, o salir a la calle sin un compañero masculino, padre, marido o hermano.

Muchas funcionarias municipales de Kabul han recibido instrucciones de los nuevos gobernantes talibanes del país de que se queden en casa, según dijo este domingo el alcalde interino de la capital afgana.

Solo las mujeres que no pudieron ser sustituidas por hombres recibieron permiso para acudir a trabajar, indicó a la prensa el alcalde, Hamdullah Namony. Esto incluía mujeres en los departamentos de diseño e ingeniería, así como trabajadoras de servicios públicos para mujeres.

No iré a la escuela sin mi hermana. Apoyo a mi hermana. #Somos iguales » Twitter / @afganistan6867

Los comentarios de Namony eran otro indicio de que el Talibán está aplicando su estricta interpretación del islam, que incluye restricciones a las mujeres en espacios públicos, pese a sus promesas iniciales de tolerancia e inclusión. En su régimen de la década de 1990, el Talibán vetó a las mujeres y niñas de escuelas y empleos.

Aún no se ha tomado una decisión final sobre las empleadas municipales de Kabul, que seguirán recibiendo sus salarios por el momento, dijo el alcalde.

Hasta que los talibanes tomaron el país el mes pasado, señaló, algo menos de un tercio de los casi 3.000 empleados de la ciudad eran mujeres, que trabajaban en todos los departamentos.

EFE |

Esta y otras noticias en nuestro canal de Telegram TFPOficial; siguenos tambien por Instagram thefreedompost_