Cesó primero el interinato que la usurpación – Por Raymond Azar

0
240
usurpación

El 13 de Agosto de 2021 pasará a la historia como el día del desenlace del Gobierno Interino de Juan Guaidó, la extinta Asamblea Nacional y lo que presumían en hablar sobre reconocimientos. Un funeral largo, si, con muchos muertos y otros como Stalin González o Tomás Guanipa que brincaron la talanquera a tiempo para protagonizar otro vergonzoso capítulo de su miserable carrera política.

También te puede interesar: Régimen y oposición de Guaidó llegaron a dos acuerdos parciales en la reciente jornada de diálogo en México

Con la firma del memorando de entendimiento en México en el que no aparece la figura del gobierno interino y se reconoce a Nicolás Maduro como presidente legítimo, así se da por terminado el interinato que encabezó Juan Guaidó.

El diálogo de México dio su primer resultado a esa interrogante que nos hacíamos los venezolanos, la comunidad internacional y los medios de comunicación y es que cesó primero el gobierno interino que la usurpación de Nicolás Maduro. Si, llegó el momento de dejar de llamar Presidente Interino a quien bajo una administración fatal si es que podemos llamarla administración, no logró nada positivo para el país. Venezuela a sol de hoy está mucho peor que cuando nació en interinato, ese que vociferaba a los cuatro vientos su reconocimiento por más de 55 países. Ese memorando firmado en México fue el punto y final.

usurpación

El estado fallido no solo es fallido, sino a su vez es un circo de cohabitación entre criminales y oportunistas. El chavismo lo hizo de nuevo, esa costumbre que ha ahogado a Venezuela por más de 20 años dio con un diálogo suficientemente eficaz para la dictadura, donde no hicieron uso alguno de su fuerza u acciones típicas de sus organismos de seguridad, no se necesitó meterlo preso, no se necesitó ni su destitución, con esto es una vulgar renuncia a la mayor estafa que han recibidos los venezolanos en los últimos años.

La firma.

Esa firma de Gerardo Blyde, alguien que ni siquiera fue electo si no puesto a dedo para conciliar con el chavismo, es el fin de lo que llamamos una vez “Gobierno Interino”. El “Acuerdo de Salvación” no solo es una salvación para el chavismo, sino una salida cobarde de Juan Guadó y toda la Asamblea Nacional de 2015.

usurpación

Después de la juramentación del año 2019 que se apegaba a los artículos 233 y 333 de la Constitución solo quedó un documento donde este Gobierno no es ni mencionado sino la nueva “Plataforma Unitaria” ¿Quién los eligió? ¿A quienes representan? Esto no se vio ni plasmado en la Consulta Popular de diciembre, consulta que pasó al olvido como se esperaba y que tampoco plasmaba lo que vemos a día de hoy por ningún lado. Han hecho lo que les ha venido en gana, esa es la realidad. Plantearon unas alternativas equivalentes a la cohabitación, eso fue todo.

Después de engaños como la Ayuda Humanitaria, La Operación Libertad, La Operación Gedeón y el mantra del cese de usurpación, gobierno de transición y elecciones libres, no podíamos esperar otro desenlace. Si nos apegamos a nuestra Constitución el vacío de poder es lo único que brilla, esas reuniones de terapia grupal de zoom que hace hasta hoy la Asamblea Nacional extinta, son solo eso, terapia grupal de un grupo de trastornados que no entienden como se les fue todo de las manos, llenos de omisión, complicidad y negligencia, pasaran a la historia como la mayor vergüenza de Venezuela.

¿Qué más viene?

El chavismo esta a las puertas de fortalecerse más que nunca, a la espera del progresivo levantamiento de sanciones que impuso Estados Unidos y la Unión Europea y también la restauración de activos de empresas como CITGO es la parte más delicada de la firma de este acuerdo, entregaron todo sin ni siquiera solicitar ayuda humanitaria, vacunación o libertad de los presos políticos.

El documento es muy claro en los siete puntos, entregaron el país, botaron por la borda eso poco que quizás si se logró, que a su vez fue malversado por ambición, corrupción y negligencia.

Dejando claro que una dictadura no se enfrenta con medios democráticos, los espacios los cedieron desde hace mucho tiempo, empezando por nunca apoyar a los diputados indígenas, no firmar el acuerdo con la DEA y un sinfín de oportunidades desaprovechadas. Venezuela ya no interesa a nadie, el mundo entero ve hacia otro lado. Hoy sabemos que tanta sangre derramada ha sido en vano y que la esperanza de los ciudadanos ha sido despedazada, solo queda sobrevivir, mientras normalizan a una dictadura criminal.

El interinato llegó preparado para una partida de ludo, cuando los esperaban para jugar una partida de ajedrez.

Perdimos Venezuela, pero lo que no podemos es perder la memoria para no olvidar nunca a los responsables de esta tragedia.