Venezuela No tiene Presidente — Por: Zacarías Foster (Escritor invitado)

0
187

El dia de hoy, viernes 13 de agosto de 2021, el régimen de Maduro pasará por los movimientos de un ejercicio esquizofrénico donde se habla consigo mismo, mientras los gobiernos de Noruega, México y Rusia aplaudirán y animarán a Maduro. No estará presente ningún funcionario del Gobierno Interino, sólo personas del régimen.

Seguramente Juan Guaidó está un poco decepcionado, ya que pensó que sus amiguitos, incluido su compañero partidario y mentor político Carlos Vecchio, serían los que negociarían su futuro en la política venezolana mientras disfrutaran de unas agradables vacaciones. Hace dos años la gente de Guaidó la pasó bien en Barbados, donde bebieron y cenaron durante 40 días antes de admitir que el régimen no volvería a la mesa de diálogo. Los 40 días de recreación en Barbados sólo le costó al gobierno interino unos $2 millones, cortesía de los contribuyentes estadounidenses.

Esta vez, en lugar de reunirse en México este viernes con la oposición venezolana internacionalmente reconocida, el hombre de los recados del régimen, Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional chavista, se reunirá cara a cara con una «delegación opositora» encabezada por Gerardo Blyde, un ex alcalde de los partidos de oposición «4G» y quien silenciosamente desertó del Gobierno Interino para convivir con el régimen. La falsa delegación opositora también incluye a Stalin González, el ex vicepresidente de Guaidó, quien desertó del Gobierno Interino hace meses para un escaño en la Asamblea Nacional usurpadora de Jorge Rodríguez.

En primer lugar, ¿CÓMO puede un miembro del parlamento usurpador representar al parlamento del gobierno interino? ¡Juan Guaidó y Stalin González ni siquiera están en la misma Asamblea Nacional! En segundo lugar, la «delegación opositora» es un «quién es quién» de los colaboradores de la oposición que han hecho todo lo posible para ayudar al régimen a sobrevivir en los momentos de su inminente perdición.

Es sólo un “detalle inconveniente” que los delegados «opositores» que van a México, sean todos de la oposición leal del régimen y no del Gobierno Interino de la oposición de Guaidó. Además, no importa la verdad sobre los «moderadores» de este próximo diálogo: Noruega siempre reconoció a Maduro, el gobierno de México interfirió activamente en favor de Maduro desde que AMLO asumió el poder, y Rusia es una fuerza invasora y ocupante que todavía tiene tropas y contratistas militares privados en el Venezuela respaldando al régimen de Maduro.

Desde el principio, esto no parece en absoluto a ningunas «conversaciones de paz». ¿Cómo pueden haber conversaciones de paz cuando un lado ha peleado todo y el otro se ha negado a luchar? Lo que todos veremos en México es una rendición. El Gobierno Interino simplemente se está rindiendo al régimen usurpador chavista en presencia de sus aliados.

Francamente, esto es inconstitucional. Los artículos 13 y 138 de la Constitución de la Quinta República anulan cualquier autoridad y acto usurpador.

Artículo 13 El territorio nacional no podrá ser jamás cedido, traspasado, arrendado, ni en forma alguna enajenado, ni aun temporal o parcialmente, a Estados extranjeros u otros sujetos de derecho internacional. El espacio geográfico venezolano es una zona de paz. No se podrán establecer en él bases militares extranjeras o instalaciones que tengan de alguna manera propósitos militares, por parte de ninguna potencia o coalición de potencias. Los Estados extranjeros u otros sujetos de derecho internacional sólo podrán adquirir inmuebles para sedes de sus representaciones diplomáticas o consulares dentro del área que se determine y mediante garantías de reciprocidad, con las limitaciones que establezca la ley. En dicho caso quedará siempre a salvo la soberanía nacional. Las tierras baldías existentes en las dependencias federales y en las islas fluviales o lacustres no podrán enajenarse, y su aprovechamiento sólo podrá concederse en forma que no implique, directa ni indirectamente, la transferencia de la propiedad de la tierra.

Artículo 138 Toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulo

Eso significa que el gobierno interino ya ha estado participando activamente con una entidad anulada durante dos años, algo que pone su propia legitimidad en duda.

Lo que el régimen espera de esto es que el Interinato pida formalmente a Estados Unidos que levanten todas las sanciones contra el Estado y las sanciones personales contra individuos, como el propio Maduro, y que los países que reconocieron a Juan Guaidó apoyen las elecciones que serán «mutuamente acordadas» en este «diálogo». De esta manera, el mundo libre se ve obligado a reconocer diplomáticamente al régimen usurpador, salpicado con algunos títeres opositores, como un verdadero «Gobierno de Transición» y en definitiva, el gobierno legítimo de Venezuela. 

A cambio, a unos pocos políticos de la oposición seleccionados se les permitirá participar en la política venezolana como una oposición leal y muy débil mientras el partido de Maduro, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), domina el Estado regular y asimismo como el nuevo «Estado comunal» paralelo. Aparte de eso, a Guaidó y al resto de sus compinches se les permitirá salir silenciosamente del país como exiliados para que puedan retirarse y disfrutar de los cientos de millones de dólares que robaron a gobiernos amigos que apoyaban la libertad y la democracia en Venezuela.

El artículo 130 de la Constitución venezolana obliga a todos los ciudadanos a defender la soberanía, la integridad territorial y la autodeterminación de Venezuela. En lugar de cumplir con esto, el Gobierno Interino ha pasado dos años tratando de hacer tratos con usurpadores y mafiosos, ignorando por completo las invasiones militares extranjeras del país. Al menos uno de los gobiernos cuyo ejército invadió Venezuela en nombre del régimen usurpador será un moderador en el próximo monólogo esquizofrénico en México, mientras que el «Gobierno Interino» sigue fingiendo que las varias guerras civiles en el país se resuelven con elecciones y que nunca ocurrió una invasión militar multinacional.

Francamente, Guaidó podría quejarse durante unos días en las redes sociales sobre la exclusión en México de su delegación elegida a dedo, pero no hará nada para disuadir esta rendición y traspaso del país. Esto lo vimos en 2019 cuando, luego del falso levantamiento del 30 de abril que provocó la muerte de varias personas y la detención de otras 3.000, Guaidó dijo que la insurgencia armada no era una opción para Venezuela. Al eliminar una opción viable para desalojar a un régimen usurpador violento, Guaidó violó los artículos 130 y 350 de la Constitución.

Después que el diálogo de Barbados en el verano de 2019 no llegara a ninguna parte, el régimen invitó a los representantes de varios mini partidos de la oposición leal a un «diálogo» en la Casa Amarilla. Más de la mitad de esos mini partidos no tenían a nadie sirviendo en el gobierno y solo estamos allí porque el régimen les dijo que se presentaran. (Este es otro ejemplo del régimen hablando consigo mismo y llamándolo diálogo).

La decisión de ese monólogo fue que los parlamentarios del PSUV de Maduro, más algunas personas del Partido Comunista, regresarían a la Asamblea Nacional en septiembre. Guaidó protestó y prometió impedir que eso sucediera … hasta que los dejó entrar con sus brazos abiertos. Los chavistas se infiltraron en el parlamento legítimo y, sólo 4 meses después, dieron un golpe legislativo que colocó a Luis Parra al frente de una nueva Asamblea Nacional usurpadora.

Jorge Rodríguez y Stalin González son miembros de ese mismo parlamento falso, tal cual todos los partidos de la oposición se verían obligados a reconocer como el parlamento legítimo, pero Stalin González de alguna manera está negociando en nombre de Guaidó.

Un mes antes del golpe legislativo contra la Asamblea Nacional, el magistrado Antonio Marval lideró un golpe judicial contra el TSJ de Miguel Ángel Martín y se autoproclamó presidente del TSJ sin quórum. Esto neutralizó efectivamente al alto tribunal venezolano reconocido internacionalmente, que ya había autorizado una intervención internacional en Venezuela y emitió una orden para capturar a Maduro. (El magistrado Rubén Carrillo se ha quejado que Marval les prometió a los magistrados sus salarios mensuales en el diciembre de 2019, pero aún hoy no se les han pagado.) Juan Guaidó eligió reconocer al TSJ de Marval cuando vino a Estados Unidos en enero de 2020 para pedirle más dinero a Donald Trump. Una vez más, Guaidó estaba reconociendo a usurpadores cuya autoridad es nula y sin valor. El artículo 130 siempre fue electivo para el gobierno interino.

Incluso antes de eso, a principios de 2019, a Guaidó y al Gobierno Interino se les presentó propuestas de contratistas estadounidenses en múltiples ocasiones y de diferentes empresas, para el entrenamiento militar de exiliados y la facilitación de ayuda humanitaria a Venezuela para acabar con la usurpación. (Yo personalmente presenté una carta de propuesta de veteranos de la guerra contra ISIS al personal del Diputado Freddy Guevara en el marzo de 2019.) Cada una de estas propuestas fue rechazada por razones incoherentes de «desear métodos pacíficos para lograr la libertad«. El país ya había sido invadido militarmente por Cuba, Rusia, China y las guerrillas colombianas, ¡pero el Gobierno Interino seguía fingiendo que Venezuela estaba en paz! La detención actual de Freddy Guevara no es nada más que el resultado natural de pactar y convivir con mafiosos.

Pero incluso antes que Juan Guaidó fuera elegido Presidente Encargado por el parlamento, la oposición ya había decidido colaborar con el régimen. El 17 de enero de 2019, casi una semana antes que Juan Guaidó fuera elegido Presidente (E) de Venezuela, hubo una reunión secreta en el exterior para discutir cómo Brasil podría ayudar a su vecino a desalojar al régimen usurpador y a los invasores cubanos. A un lado de la mesa estaban el diputado Eduardo Bolsonaro y varios otros funcionarios brasileños con Eduardo Bittar, quien representó la minúscula derecha venezolana. Del otro lado estaban algunos líderes de los «4G»: Henry Ramos Allup, Julio Borges y Carlos Vecchio. Claramente le dijeron a Bittar y Bolsonaro que desde el principio preferían negociar con el régimen usurpador y tener elecciones con el partido de Maduro. A las dos semanas de ese día, Carlos Vecchio fue nombrado embajador en Estados Unidos, Julio Borges fue nombrado canciller y Henry Ramos Allup está jubilado ahora que su partido es ahora parte del régimen.

Borges y Vecchio dicen hoy que la larga lucha que comenzó en 2019 no tuvo éxito, que lo intentaron, pero fracasaron, y ahora no les queda más remedio que hablar con el régimen e ir a las elecciones. Esto es una mentira. La misma gente que vende las elecciones de hoy ya había hecho un trato con el régimen en torno a que ese sería el resultado. El asambleísta de primer año Juan Guaidó fue simplemente el testaferro de la mafia de la política venezolana para vender su país a Maduro y los cubanos.

No hay duda de que el régimen de Maduro es tanto un régimen usurpador como un gobierno colonial para el imperio cubano. Sin embargo, toda la historia del gobierno interino es una de violar el derecho constitucional, colaborar y hacer tratos con usurpadores, ignorar una invasión militar internacional del país y mentiras. Todo el Gobierno Provisional fue una mentira. Las elecciones con condiciones favorables al régimen que seguramente serán el resultado del diálogo de México fueron siempre el objetivo.

El miembro de más alto rango del gobierno interino que se mantuvo fiel a su juramento y que nunca colaboró ​​con el régimen de Maduro es el magistrado Miguel Ángel Martín. Él y algunos otros funcionarios dispersos son todo lo que queda del antiguo Estado. Tanto la diáspora venezolana como los gobiernos del mundo libre deberían acudir a él en busca de orientación sobre las relaciones con Venezuela y los asuntos de Estado.

Llenar el resto del vacío les toca a los venezolanos exiliados, quienes pueden operar libremente en el exterior. Con Maduro usurpando el poder y Guaidó violando su juramento todos los días sin sentido, y ya que entregó el país a Maduro y a los cubanos, Venezuela se encuentra en un desierto constitucional sin precedentes.

Legalmente hablando, Venezuela no tiene Presidente. Solo hay una rebelión contra Cuba y el chavismo.

Esta y otras noticias en nuestro canal de Telegram TFPOficial; y siguenos tambien en Instagram thefreedompost_

Por Zacarias Foster