Secretos militares de Colombia fueron robados por ciber espías de Maduro

0
100

Con apoyo tecnológico de países como Rusia o China, el régimen de Maduro penetró las comunicaciones clasificadas de las fuerzas militares colombianas.

Durante meses los servicios de inteligencia de Nicolás Maduro robaron información secreta de las fuerzas militares colombianas. El prolongado ciberataque penetró las comunicaciones internas de las fuerzas armadas neogranadinas vulnerando la seguridad nacional de Colombia.

Un informe especial de Noticias Caracol da cuenta de la información sustraída por los hackers de Maduro. Resalta que Colombia fue advertida por agencias internacionales de inteligencia. Sin embargo, los militares colombianos no tomaron previsiones para prevenir el hackeo.

Ese medio colombiano cita a un oficial de inteligencia, que en condición de anonimato reveló que desde Venezuela los hackers atacaron los sistemas de información. «Entre ellos, afectaron la Ric, que es la red informática de las fuerzas militares», dijo.

El oficial explicó que los sistemas vulnerados guardan información ultra secreta de operaciones y  resultados operacionales. También accedieron a conversaciones de instrucciones de los altos mandos, misiones de trabajo, planes operativos y de defensa del país.

Colombia es objetivo

Agencias de inteligencia aliadas alertaron a Colombia y el país contrarrestó el ataque. Aunque determinó parte de la información secreta robada por los militares de Maduro, no ha precisado el alcance total del ciberataque.  

No se trata de un hecho aislado. Más bien, parece formar parte de una estrategia entre Rusia y Venezuela que tiene a Colombia como objetivo En los últimos meses, la seguridad colombiana ha detectado agentes venezolanos haciendo labores de inteligencia en su territorio.

Igualmente, han expulsado a espías rusos.  Y, en un extraño incidente, un avión de los servicios de inteligencia rusos vulneró el espacio aéreo colombiano.about:blankAnuncios

Un informe en ruso sobre EEUU

Con las medidas de contrainteligencia, Colombia identificó un informe de los ciber espías venezolanos. Entre ellos, uno escrito ruso titulado “Actividades de la fuerza aérea de los Estados Unidos y sus aliados”.

El reporte contiene el registro de 26 vuelos militares ejecutados en su mayoría dentro de Colombia. También hay registros de vuelos desde y hacia Estados Unidos, República Dominicana, Curazao, Puerto Rico y Costa Rica.

Este ataque masivo desnudó la vulnerabilidad de los sistemas de información más sensibles de Colombia.Anuncios

Agencias de inteligencia de EEUU, Reino Unido e Israel, que colaboran con Colombia, alertaron con anterioridad que el Comando General de las Fuerzas Armadas  neogranadinas era uno de los objetivos principales de la ciberinteligencia venezolana.

“Consideran como objetivos de alto valor estratégico el Comando General de las fuerzas militares de Colombia y el Centro de Comando y Control de la Fuerza Aérea, desde donde se ejerce el poder aéreo y la ejecución descentralizada”, dice otro documento extranjero citado por Noticias Caracol.

Los ciber espías tenían otros 14 objetivos de interés adicionales en Colombia. La prioridad eran las instalaciones con  presencia de militares estadounidenses. Igualmente, la ubicación de aviones de combate y transporte de carga de la Fuerza Aérea y la detección de radares con capacidad para identificar aeronaves venezolanas en el mar Caribe.

Noticias Caracol evitó  revelar otra información que también habría sido robada desde Venezuela porque compromete seriamente la seguridad y defensa del país.

Aparato de ciberespionaje chavista

Jean Marie Chenou, doctor en Ciencias Políticas y experto en ciberdefensa, considera que el caso tiene repercusiones globales.

«No veo equivalentes entre países vecinos y rivales de este tamaño, de este nivel de centralidad de la información que se logró sacar”, dice.

Agrega que desde hace mucho tiempo había advertencias de que tanto los venezolanos como los rusos estaban escaneando y activando los sistemas de defensa.

Al menos desde 2019, el régimen chavista estaba ejecutando millonarias inversiones en sus capacidades de ciberespionaje.

“La dirección conjunta de Ciberdefensa del Ceofanb [Comando Estrtégico Operacional de las Fuerzas Armadas Bolivarianas] gestionó proyectos tecnológicos para el fortalecimiento en ciber defensa por un valor de US 8.688.358″, dice un reporte entregado a Colombia por una agencia de inteligencia amiga.

De esa manera se construyó la base logística del COLOP (Comando Logístico Operacional) y ocho bases logísticas en cada REDI (Región Estratégica de Defensa Integral), dic el documneto. Con esa inversión, activaron unidades de guerra electrónica en instalaciones que operan como estaciones meteorológicas.

Estas localidades están ubicadas en los estados venezolanos de Anzoátegui, Táchira, Barinas, Bolívar y el fuerte Tiuna en Caracas. Desde esas estaciones fue que el chavismo atacó durante meses los servidores del Comando General de las Fuerzas Militares en Bogotá.

Capacidades en duda

Un oficial del comando general de Colombia dice que le país ha gastado muchísimo dinero en temas de ciberseguridad y ciberdefensa.

«Pero no se ven resultados tangibles ni siquiera a nivel académico….nos han dejado expuestos a una cantidad de amenazas emergente por parte de Venezuela, Rusia, Irán». También dice que en Brasil hay bandas de cibercriminales muy fuertes que se venden al mejor postor”.

Fabián Valero, experto y profesor de la maestría de ciberseguridad y ciberdefensa de la Universidad Militar, dice que Colombia está en un nivel de madurez medio en temas de seguridad cibernética.

«Estamos mejor que otros países, pero falta mucho camino que recorrer. Y ese camino que nos falta puede permitir que se materialicen incidentes graves sobre la infraestructura crítica del país», advierte

Muchas de las unidades de ciberdefensa militar que estaban llamadas a evitar que esto ocurriera tuvieron que ser desmanteladas en los últimos años. Algunos de sus integrantes terminaron usando valiosos recursos para espiar a políticos, periodistas o defensores de derechos humanos, reseña Noticias Caracol.

PRIMERINFORME