El relato ‘paramilitar’ del chavismo que no encaja sobre la megabanda de El Koki

0
93

Tras ocho años de iniciar un plan de acercamiento y acuerdo con las bandas criminales, el régimen insiste en culpar a Leopoldo López, al paramilitarismo colombiano y a «la derecha» por sus cuestionables políticas de seguridad pública.

También te puede interesar: Ibéyise Pacheco reveló que el Potro Álvarez ayudó al «Koki» a escapar

Tras el largo silencio de más de días, el régimen de Nicolás Maduro finalmente dio un parte sobre la violencia desbordada en Caracas.

La vicepresidenta chavista, Delcy Rodríguez, informó sobre 22 delincuentes abatidos. Entre ellos mencionó a algunos cabecillas de la megabanda de la Cota 905. Pero de Carlos Revete, alias «El Koki», no hay rastro. El resultado se repite.

El relato chavista es el mismo de siempre. La más reciente versión incluye la confesión de tres presuntos delincuentes capturados que afirmaron ser «paramilitares colombianos». Y de inmediato, Rodríguez vinculó a las bandas armadas con los líderes democráticos de Venezuela.

Aseguró que «Juan Guaidó tiene acuerdos con colombianos para entregar el territorio venezolano al narcotráfico». Y añadió que el supuesto líder de toda esa operación es Leopoldo López, quien está exiliado en España.

«Vamos a lograr la liberación de nuestro pueblo en cualquier rincón, respetando siempre los DDHH», dijo Rodríguez. La mención sobre el respeto a los derechos  humanos no es en vano.

Las ejecuciones extrajudiciales de los grupos que actuaron estos días en la Cota 905 (como las FAES) son parte de las razones por las que Maduro está a punto de ser investigado en la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad.

Pero son muchas las piezas que no encajan del repetido relato chavista. Y que son difíciles de sostener ante la evidencia pública.about:blankAnuncios

Delcy visitó la Cota 905

Una de ellas es la visita que la vicepresidenta del régimen hizo a la Cota 905. En 2017, ella visitó la zona con su hermano Jorge Rodríguez.

Delcy era presidenta de la Constituyente chavista y el hermano era alcalde de Caracas. Las visitas a la zona para hacer actos populistas no son una rareza.

El portal Crónica Uno, reseñó hace cuatro años las impresiones de la comunidad sobre esa visita. La opinión generalizada era que le habían entregado el territorio a las bandas criminales. Una hipótesis que el tiempo ha comprobado.

«Los habitantes de esta comunidad temblaron cuando se corrió el rumor de que entre los líderes de las bandas y varias figuras del Gobierno llegaron a un ‘acuerdo de paz’. El supuesto trato contempla que no haya más operativos policiales en la zona a cambio de que cese la actividad delictiva. Sin embargo, no es un anuncio oficial», reseñaba entonces ese  medio.

Esa visita de Delcy Rodríguez a la Cota 905 en 2017 se produjo después de que se efectuara una llamada Operación de Liberación del Pueblo.

Ese fue también un operativo policial de gran envergadura, muy parecido al de los últimos días, en el que se produjeron detenciones arbitrarias, torturas y ejecuciones extrajudiciales. Pero El Koki, como esta vez, escapó y volvió con mayor poder.

Días después de las reuniones de Rodríguez en 2017, la Cota 905 despareció del radar de los cuerpos policiales. No se emitieron nuevas órdenes por un largo tiempo respecto a ese sector.

Y los vecinos volvieron a observar lo de siempre: víctimas de secuestro escondidas en la zona, carros robados ocultos, y venta y compra de drogas.

También volvieron los jóvenes rondar con granadas en la mano y armas largas. el barrio de punta a punta.

Precursores de las «megabandas»

Ahora, Delcy Rodríguez dice que mantendrán 34 puntos de despliegue, seguridad y atención en la Cota 905 y las demás parroquias afectadas. La ministra de Interior de Maduro, Carmen Meléndez, también dio su parte de la situación.

Y Meléndez es otra de las piezas que no encaja en el relato sobre la megabanda de la Cota 905.

La propia Meléndez fue una de las impulsoras del programa que terminó en la entrega de las llamadas «zonas de paz» a la delincuencia organizada.

Meléndez había asumido el cargo de ministra de Interior en 2014 en sustitución de Néstor Reverol. Y le dio impulso al programa llamado «Movimiento por la paz y la vida», iniciado en 2013, y que desencadenó una suerte de acuerdos tácitos con la delincuencia.

Un año después, reseñaba Insight Crime, los delitos crecían de forma exponencial en las zonas de paz. El programa había favorecido la creación de «refugios seguros para los criminales».

Insight Crime también ponía los datos. Por ejemplo, en el estado de Miranda, donde estaba el mayor número de «zonas de paz», la tasa de homicidio en el año 2014 fue de 105 por 100.000 habitantes. En el resto del país era de 67 por 100.000 habitantes.

Un dato no menor sobre el nombramiento de Meléndez como ministra de Interior en 2014, es que puede haber obedecido a pedidos de los grupos paramilitares chavistas conocidos como «colectivos».

Un nuevo escape de El Coqui

Y tras el despliegue ofensivo de los últimos días, Carlos Luis Revete, alias El Koki, volvió  a escapar. Antes, lo había hecho en 2017 y antes en 2015.

El criminal es blanco de los cuerpos de seguridad chavista desde hace cuatro años pero siempre elude la captura. Y los señalamientos de los voceros chavistas siempre son similares. Vinculan a la delincuencia organizada con los líderes democráticos venezolanos.

De la misma forma, los abatidos son identificados solo con sus alias y no con su nombre. Por ejemplo, en 2017, el portal Efecto Cocuyo, reseñaba que los nombres que se daban de los abatidos eran «El Gasparín” y “Caminante“, muertos el 27 de abril de ese año; “El Nariz», muerto el 9 de marzo de 2017; “El Kelinyer“, presunto sobrino de “El Coqui”, muerto en mayo de 2016; y “Pitbull“, quien cayó en enero de 2016.

Ayer, Delcy Rodríguez informaba también la muerte de alias “El Thor”, alias “El Chino” alias «El Chiky».

Leopoldo López responde

Mientras tanto, desde España, Leopoldo López respondió a las acusaciones de Rodríguez.  «Maduro, Delcy y todos los violadores de derechos humanos, esos que han armado durante años a bandas delictivas, esos que han permitido la organización criminal, esos que tienen vínculos con el narcotráfico y con los guerrilleros, pretenden vincularnos con una de sus bandas», denunció López en Twitter.

Recordó los vínculos de la cúpula chavista con guerrilleros, narcotraficantes y pranes. Dijo que son los funcionarios chavistas los que «han asesinado a miles de venezolanos con una dictadura represora, hambreadora y ejecutora de crímenes de lesa humanidad».

Y les añadió que están «señalados por ONU, la OEA y hasta por la CPI como violadores de derechos humanos». «El corrupto y Narco, es Maduro» afirmó.

«Las absurdas acusaciones de que es Voluntad Popular y la CIA, no solo son patéticas, sino que son una humillación para los cientos de miles de ciudadanos víctimas de esas bandas criminales, armadas por la propia dictadura. Es otra burla al sufrimiento del pueblo», sentenció.

PRIMERINFORME