El colapso de PDVSA en el Caribe, un rastro de abandono que dejó miseria en la región

0
106

Mientras el turismo ha sido golpeado por la pandemia de COVID-19, las economías caribeñas buscan en la actividad petrolera una fuente de ingresos y empleos.

También te puede interesar: PDVSA elude sanciones con socios de Sri Lanka y Emiratos Árabes

El derrumbe operativo  y financiero de PDVSA dejó un estela de consecuencias negativas a sus antiguos socios en varios países del Caribe.

El abandono de PDVSA ha dejado a esas naciones con pocas opciones. Las refinerías que antes operaba la estatal venezolana son vistas como reliquias industriales. Y no están en condiciones de competir con las plantas de la costa del Golfo de Estados Unidos.

En la región caribeña, las refinerías de petróleo son movilizadores de la economía. Constituyen fuentes de empleos e ingresos cuya importancia aumentó desde que la pandemia de Covid-19 arruinó el turismo.

Algunos están recurriendo a alquilar su tanques de almacenamiento, proveer servicios de logística en alta mar. Otros negocian con gas natural licuado para tratar de monetizar los activos envejecidos y las instalaciones abandonadas.

También, hay los que los todavía esperan revivir las actividades de refinación. Trinidad y Tobago, por ejemplo, ha vuelto a lanzar una licitación por su refinería Pointe-a-Pierre de 165,000 barriles diarios.

Curazao y Aruba están cortejando inversionistas para activos que alguna vez fueron parte de la red logística de PDVSA.  Un consorcio liderado por Holanda es el último candidato para reiniciar la planta Isla con capacidad para procesar 335.000 barriles diarios. Esta refinería la operaba PDVSA.

Mientras tanto, la empresa comercial Mercuria alquila almacenamiento en la terminal de Bullen Bay. Se suponía que la refinería San Nicolás de 235.000 barriles en Aruba, desmantelada en 2012, iba a ser sido remodelada por Citgo. El proyecto de $ 1.100 millones fracasó 2019.

La firma estadounidense Eagle LNG planea instalar una terminal allí. Aruba espera que un consorcio estadounidense también reconstruya una refinería moderna en el sitio. Los proyectos están en suspenso mientras se forma un nuevo gobierno tras las elecciones parlamentarias de junio.

Pequeñas refinerías

Jamaica y la República Dominicana todavía están operando parcialmente sus pequeñas refinerías, propiedad en un 49% d PDVSA. La petrolera venezolana había prometido una vez modernizar y expandir esas instalaciones.

Jamaica quiere que un inversionista rejuvenezca su refinería Kingston  pero la isla podría tener que conformarse con convertirla en una terminal de almacenamiento. PDVSA está demandando una compensación por la expropiación de su participación.https://5b7ac0d1b3d9d526c5d10d6f7d95225a.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.htmlAnuncios

La incertidumbre sobre la participación de PDVSA en la planta de Haina de República Dominicana, obstaculizan un plan de venta, dice el gobierno de la isla.

Para empeorar el panorama en la región, la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA) ordenó el cierre de la refinería Limetree Bay en las Islas Vírgenes de EEUU. Lo hizo tras un accidente.

Esa refinería, un gigante regional capaz de refinar 525.000 barriles diarios, era anteriormente propiedad de Hovensa, una empresa conjunta entre PdVSA y la independiente estadounidense Hess.

PRIMERINFORME