Reemplazar a Dios: la guerra de un siglo contra la fe del Partido Comunista Chino

0
134

Los sacerdotes y las monjas se vieron obligados a arrodillarse frente a una gran hoguera, mirando impotentes mientras las llamas devoraban sus instrumentos sagrados y quemaban su piel.

También te puede interesar: China, Rusia e Irán reaccionan con calma a toma de Kabul

En otra ciudad china, estudiantes con brazaletes rojos golpearon a los católicos con palos de madera afilados, arrojando a un sacerdote a un pozo de fuego después de que se derrumbó de dolor. Golpearon a una monja hasta la muerte después de que ella se negó a pisotear una estatua de la Virgen María.

Un sacerdote católico fue enterrado vivo en Beijing después de negarse a renunciar a su fe.

Por inquietantes que puedan ser, estos actos de brutalidad documentados por el misionero Sergio Ticozzi con sede en Hong Kong no estaban fuera de la norma para los chinos fieles durante el frenesí de la Revolución Cultural de 1966, que duró una década, cuando se declararon todas las formas de prácticas religiosas » supersticioso ”y prohibido.

Tal represión tampoco fue exclusiva de ese período en particular durante los más de 70 años de gobierno del régimen en China.

Control total

Creer en un poder superior es un anatema para el ateo Partido Comunista Chino ( PCCh ) que durante 100 años ha buscado obtener una lealtad absoluta y control sobre sus miembros y el pueblo chino.

“Simplemente no pueden soportar una lealtad que no sea la del estado”, dijo a The Epoch Times Sam Brownback, ex embajador general de Estados Unidos para la libertad religiosa internacional.

Como resultado, los sucesivos líderes del Partido han lanzado campaña tras campaña para aplastar y controlar a las personas de fe en China.

Mao Zedong, el primer líder del PCCh, que supervisó una de las campañas más completas para desmantelar la vida religiosa china, comparó la religión con el “veneno” en una conversación con el líder exiliado del Tíbet, el Dalai Lama. En su autobiografía, el Dalai Lama recuerda que Mao le dijo en 1954 que la religión «socava la raza» y «retrasa el progreso del país».

El exlíder chino Jiang Zemin en 1993 declaró que la libertad religiosa era «inadecuada para los miembros del Partido» y les dijo a los miembros del Partido que «educaran pacientemente» a los que tenían fe para ayudarles a «deshacerse de los grilletes religiosos».

El budismo, el taoísmo, el islam, el catolicismo y el cristianismo, las cinco religiones que el régimen ha sancionado oficialmente, permanecen bajo un rígido control estatal, y los funcionarios del Partido establecen los términos de su funcionamiento.

Los funcionarios chinos de asuntos religiosos han enfatizado la necesidad de «guiar la religión con valores socialistas» y que los devotos posean «gratitud hacia el Partido».

Según las reglas del Partido, los miembros también enfrentan una posible expulsión por creer en la religión o participar en «actividades supersticiosas».

Partido
Los fieles pasan por la sombra de una cruz en la entrada de la iglesia católica «subterránea» del puente Zhongxin, después de un servicio que celebra la Fiesta de la Ascensión en Tianjin, el 24 de mayo de 2015 (Greg Baker / AFP a través de Getty Images).

Con motivo del centenario del Partido, los jefes de seis asociaciones religiosas estatales se reunieron en junio y ensalzaron el liderazgo del PCCh. Expresando su determinación de «seguir siempre al Partido», se comprometieron  a iniciar una campaña de educación para profundizar el «amor por el Partido» entre sus círculos religiosos.

El pastor Bob Fu, fundador del grupo cristiano de derechos humanos China Aid, describió al PCCh como «el partido ateo extremo más grande del mundo».

“[El] PCCh ha cometido la peor persecución religiosa y crímenes de lesa humanidad”, dijo Fu a La Gran Época.

En palabras de Brownback, el PCCh está “en guerra con la fe”, ya sean cristianos, budistas tibetanos , uigures y otras minorías musulmanas en Xinjiang , o la disciplina de meditación de Falun Gong .

«Es una guerra que no ganarán», dijo Brownback.

‘Política de cero tolerancia’

Un año después de que el PCCh asumiera el poder en 1949, las tropas chinas marcharon hacia el Tíbet y obligaron a los tibetanos a un acuerdo de 17 puntos para legitimar el gobierno del PCCh. Sin embargo, a pesar de las optimistas promesas de autonomía tibetana en el papel, Beijing convirtió la región en un estado de vigilancia e instaló campos de trabajo.

El Dalai Lama, el líder espiritual de la región, se exilió en India en 1959 después de que el régimen aplastara brutalmente un levantamiento, matando a decenas de miles de tibetanos. En los 20 años siguientes, alrededor de 1,2 millones de tibetanos han muerto bajo las políticas represivas del régimen, según estimaciones del gobierno tibetano en el exilio. Más de 150 han recurrido a prenderse fuego en un acto desesperado de desafío.Cobertura relacionadaEl régimen chino quema libros religiosos y encarcela a los creyentes en la guerra contra la fe

La policía monitorea de manera rutinaria la correspondencia privada, registra los hogares y examina los registros telefónicos en busca de contenido prohibido como «música reaccionaria» de la India, según el último informe del Departamento de Estado de EE . UU . Los funcionarios provinciales también prohibieron a los estudiantes participar en actividades religiosas durante las vacaciones escolares. El informe citó a 273 tibetanos que estaban «detenidos en violación de las normas internacionales de derechos humanos a fines de 2019».

Partido
Una monja caminando entre los escombros de las casas demolidas en el Instituto Budista Larung Gar en el condado de Sertar, en la provincia de Sichuan, suroeste de China, el 29 de mayo de 2017 (Johannes Eisele / AFP a través de Getty Images).

Un pastor tibetano llamado Lhamo, una madre de tres hijos de 36 años, fue detenida en junio de 2020 por enviar dinero a su familia en India. Los familiares que la vieron dos meses después la encontraron «muy magullada y sin poder hablar», según el grupo de defensa Human Rights Watch. Murió días después en un hospital local y fue incinerada de inmediato.

Con el actual líder espiritual tibetano en su 86º año, Beijing ha dejado en claro que quiere participar en la selección de su sucesor. En un libro blanco publicado en mayo, el Consejo de Estado de China dijo que había identificado y aprobado “92 Budas Vivientes reencarnados”, lo que indica su intención de elegir al próximo Dalai Lama cuando fallezca el actual.

«El PCCh practica una política de tolerancia cero cuando se trata de creyentes religiosos», dijo a La Gran Época Lobsang Tseten, director ejecutivo del grupo de activistas tibetanos Estudiantes por un Tíbet libre con sede en Estados Unidos. Añadió que «el gobierno arbitrario del PCCh en el Tíbet es una amenaza directa para todos los aspectos de la vida de un tibetano».

Iglesias ‘sinizantes’

La represión por parte del PCCh de las iglesias católica y protestante también se ha intensificado bajo la supervisión del actual líder Xi Jinping.

Las autoridades chinas han retirado miles de cruces de iglesias, han arrestado a pastores, han ordenado la eliminación de imágenes cristianas y han perseguido agresivamente una política de «sinización» mediante el establecimiento de «iglesias patrióticas», en las que las imágenes de Jesús Chris y la Virgen María se reemplazan por retratos de Xi o Mao.

Partido
Capturas de pantalla de videos subidos por ChinaAid muestran la destrucción de la Iglesia Golden Lampstand en la ciudad de Linfen, en la provincia china de Shanxi, el martes 9 de enero de 2018 (ChinaAid).

El régimen chino también está reinterpretando y retraduciendo la Biblia para promover el «cristianismo al estilo chino», con un libro de texto de ética chino torciendo una historia de la Biblia para que Jesús mate a una mujer a pedradas mientras se declara pecador.

En 2017, al menos cuatro ciudades y una provincia restringieron las celebraciones navideñas, prohibiendo la exhibición de decoraciones navideñas, representaciones temáticas y actividades promocionales. Los funcionarios comunistas de una universidad prohibieron las actividades relacionadas con las festividades religiosas occidentales en nombre de ayudar a la generación más joven a «construir confianza cultural». En enero, un cristiano recibió una fuerte multa de 160.000 yuanes (24.733 dólares) por celebrar la festividad.

Las iglesias clandestinas han proliferado como resultado de la opresión del régimen. En respuesta, los funcionarios chinos han detenido a miembros de la iglesia y han dictado largas penas de prisión a los pastores.

Wang Yi, un pastor de Chengdu, en el centro de China, que fundó una de las iglesias cristianas no registradas más grandes del país, fue sentenciado a nueve años de prisión en diciembre de 2019 por «operaciones comerciales ilegales» e «incitación a subvertir el poder estatal», un cargo que el régimen suele imponer. utiliza para silenciar a los disidentes.

En abril, Radio Free Asia informó que Beijing estaba ejecutando instalaciones secretas de lavado de cerebro, que generalmente implican tortura, en la provincia de Sichuan, suroeste de China, para obligar a los cristianos a renunciar a su fe.

‘ Cada día la fiesta se vuelve más atrevida 

En la región del lejano oeste de Xinjiang, más de un millón de uigures y otras minorías musulmanas se encuentran actualmente recluidos en campos de internamiento chinos, que el régimen llama «centros de formación profesional» aparentemente utilizados para «frenar el extremismo», donde se enfrentan a trabajos forzados, tortura, abuso sexual, adoctrinamiento político, aborto forzado y esterilización forzada.

Liderados por los Estados Unidos , un número creciente de países, incluidos Bélgica , Canadá , la República Checa, Lituania , los Países Bajos y el Reino Unido , han reconocido la campaña de represión como una forma de genocidio.

«El genocidio de los uigures continúa, y cada día el Partido se vuelve más audaz», dijo Rushan Abbas, director ejecutivo de Campaign for Uyghurs, una organización sin fines de lucro con sede en Washington, en un comunicado del 30 de junio , un día antes de la celebración del centenario del PCCh. «Esta es nuestra última llamada de atención de que el PCCh debe ser detenido si queremos preservar un sistema global de dignidad y orden que es respetado por todos».

Partido
La mezquita de la aldea número 13 de Jieleixi con lemas «Amo al Partido [Comunista Chino], Amo a China», en Yangisar, al sur de Kashgar, en la región occidental de Xinjiang de China el 4 de junio de 2019 (GREG BAKER / AFP a través de Getty Images)

Un informe reciente de dos organizaciones con sede en Washington, Oxus Society for Central Asia Affairs y Uyghur Human Rights Project, mostró que al menos 28 países en el mundo eran «cómplices del acoso e intimidación de los uigures por parte de China». Muchos de estos países tenían fuertes vínculos económicos con China, incluidos los que se han adherido a la iniciativa Belt and Road de China (BRI, también conocida como One Belt, One Road).

«A medida que China expanda su papel a nivel mundial a través del BRI, es probable que más estados se vean atrapados en relaciones de dependencia, lo que aumentará la capacidad de China para coaccionarlos o cooptarlos para ayudar a apuntar a miembros de la diáspora y exiliados», según el informe.

‘Podemos hacerte desaparecer’

En ningún lugar es más evidente el odio del PCCh por la religión que en su sangrienta represión de los practicantes de Falun Gong, una disciplina espiritual con lentos ejercicios de meditación y enseñanzas morales basadas en los principios de veracidad, compasión y tolerancia, según su sitio web .

Por temor a la popularidad de Falun Gong en China, el entonces líder Jiang, el 20 de julio de 1999, lanzó una persecución brutal contra los adherentes. Altos funcionarios chinos dieron órdenes secretas de «destruirlos políticamente, arruinarlos financieramente, arruinar su reputación», según un ex coronel militar que asistió a la reunión.

Desde entonces, millones de seguidores de Falun Gong han estado recluidos en prisiones, campos de trabajo, hospitales psiquiátricos y otros centros de detención en China. Cientos de miles han sido torturados en esos lugares en un intento por obligar a los practicantes a renunciar a sus creencias. Un número incalculable ha muerto bajo la sustracción forzada de órganos sancionada por el estado de China, con sus órganos cortados para venderlos en el mercado de trasplantes.

La persecución ha continuado hasta el día de hoy.https://ef29d3cb0f76525795218dacc51a7b25.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

Durante los primeros cinco meses de 2021, se ha documentado que 599 practicantes de Falun Gong fueron condenados por su fe; uno de ellos, de 81 años, recibió nueve años, según datos de Minghui.org, un sitio web con sede en Estados Unidos que monitorea la persecución del grupo religioso. Se documentó que más de 15.000 sufrieron acoso o arrestos el año pasado.Cobertura relacionadaINFOGRAFÍA: Cómo se persigue a Falun Gong en China

Atraídos por bonificaciones atractivas, la policía y los funcionarios locales comenzaron el año pasado una » Campaña Zero-Out » que persigue a los seguidores en todo el país, informó Minghui. A los adherentes se les pidió que firmaran una declaración en la que renunciaran a su fe o verían en peligro sus pensiones, carreras o la educación de sus hijos.

«Podemos hacerte desaparecer si decimos la palabra», supuestamente le dijo a un adherente un oficial de la provincia más septentrional de China, Heilongjiang.

Partido
Los practicantes de Falun Gong participan en un desfile en Flushing, Nueva York, el 18 de abril de 2021, para conmemorar el 22º aniversario del llamamiento pacífico del 25 de abril de 10,000 practicantes de Falun Gong en Beijing. (Samira Bouaou / La Gran Época)

Guo Zhenfang , de la ciudad de Chifeng en el sureste de Mongolia Interior, murió en junio, un día después de su juicio. En el hospital, su familia encontró manchas de sangre en su nariz y una herida alrededor de su rótula. Su espalda de cintura para abajo se había vuelto «rojo púrpura», según Minghui. Docenas de policías vestidos de civil impidieron que la familia examinara más el cuerpo y lo enviaron al crematorio sin su consentimiento.

Lü Songming, ex maestra de historia en una escuela secundaria de la provincia de Hunan, en el sur de China, pasó un total de 14 años en la cárcel. Perdió alrededor de 20 dientes por golpes, trabajos forzados, electrocución y otras formas de tortura. Cuando fue liberado en 2018, solo le quedaban seis dientes y ya no estaba en condiciones de trabajar. Sufría de insuficiencia cardíaca frecuente y finalmente murió en marzo a la edad de 53 años.

THEEPOCHTIMES