La Propaganda roja y cómo no tenemos íconos fuertes para combatir al progresismo comunista

0
114
Fuente: CCNEWS

¿A qué líder político usarías en una franela?

Esta pregunta que parece muy básica, nos puede encaminar en el inicio de un debate estratégico sobre el uso de la propaganda política que, de seguro, nos mostrará muchos de los errores por los cuales perdemos la batalla contra el progresismo comunista.

Y la respuesta de ésta pregunta va a variar, indiscutiblemente, en relación con las preferencias políticas de la persona que responda.

Pero el punto acá no es llegar a esta obviedad.

También te puede interesar: El comunismo y cómo Joseph Stalin asesinó a más personas inocentes que Adolf Hitler

Hagamos una pregunta basada en un pequeño ejercicio subjetivo. Si una persona de 15 años comienza a navegar en las aguas de las ideologías políticas y quiere comprar una franela o camiseta que lo identifique… ¿Qué tan rápido la podría conseguir?

En principio, si este joven se inclina por la izquierda y vive en Latinoamérica, muy probablemente, se consiga, sin hacer mayor esfuerzo, con una camiseta o franela de la oscura figura de, alias “el Che Guevara”, conocido criminal comunista.

Lo más probable, es que este mismo joven conozca no solo éste, sino a otros íconos del comunismo, como Stalin y Marx además de Fidel Castro y Hugo Chávez, también sin mayor esfuerzo.

Así que, si quisiera usar una franela de “El Che”, de Marx o los ojos de Chávez de seguro la conseguiría muy fácilmente.

Ahora ubiquemos a este mismo joven, inclinándose a la derecha o como libertario, por ejemplo. ¿Qué franela se compra? ¿Con el rostro de quién?

Quizás Margaret Thatcher podría saltar a la vista, Winston Churchill o quizás Donald Trump… Pero ¿tendría la misma fuerza a nivel de marca…? ¿Qué tan fácil podría conseguir una franela con estos rostros?

Y si no supiera de política ¿qué es más factible? ¿que se consiga una franela de “El Che Guevara” y ésta lo motive a googlear algo sobre política? ¿o que sea una franela de Thatcher la que lo lleve hasta Google?

El posicionamiento de marca de nuestros íconos es muy pobre

El tema que les pongo en la mesa con este artículo gira en torno a un término utilizado, muy comúnmente en el marketing llamado “Posicionamiento de Marca”, que no es más que el puesto que ocupa una determinada marca en nuestra mente.

Y aunque lo solemos asociar a productos, aplica perfectamente también a las personas y a su popularidad y esto se debe a una estrategia de manejo de “Marca Personal”.

Cuando miramos este asunto con objetividad nos encontramos frente a un importante cuestionamiento: ¿Quiénes tienen las marcas mejor posicionadas?

¿Qué marca personal es más fuerte, la de “El Che Guevara” o la de “Margaret Thatcher”?

Y si lo miramos desde el punto de vista local, esto sólo empeora, porque, en ese sentido, ¿cuál es la marca personal que compite con “El Che Guevara”?

Ésta pregunta es grave porque en lo personal no pude ubicar una respuesta.

Los seres humanos siguen los conceptos que trazan sus líderes

Y es así como “Posicionamiento de Marca” y “Marca Personal” parecieran conceptos abandonados por todos los que adversamos al comunismo, ya que en el afán de promover el hecho que se deben seguir ideas y no personas, se olvida que el ser humano está programado para seguir liderazgos y no conceptos.

Si nosotros no somos capaces de inundar la cultura contemporánea con nuestros íconos, si no podemos potenciar a nuestros líderes históricos y ponerlos “de moda” y tampoco somos capaces de crear liderazgos contemporáneos y locales, estamos perdiendo uno de los flancos más importantes de la batalla, porque ni siquiera la estamos luchando.

Cualquier persona te podrá decir que “sus ideales políticos de hoy”, surgieron por “lo que dijo” un líder “X” en un momento “Y”. O también por lo que leyó de un líder determinado, en un momento de su vida.

Si nuestras marcas personales no tienen fuerza, no se trabajan y no se promocionan, es muy probable que el primer acercamiento de toda persona hacia la política sea desde la izquierda que progresivamente escala hasta el comunismo.

Algunos podrán tener la inteligencia de escapar, pero muchos otros simplemente se quedarán ahí atrapados en todas las mentiras utópicas que los progresistas comunistas son expertos en relatar.

Esto es aún más grave en sociedades que no han padecido los estragos de gobiernos comunistas en su historia reciente. Acá es muy fácil que los conceptos progresistas – comunistas entren con mucha fuerza, porque ellos están llenos de íconos antiguos y modernos.

El Che Guevara, Karl Marx, Fidel Castro y Hugo Chávez entran al mercado de estas sociedades con el poder de la propaganda comunista y ganan una guerra en la que prácticamente, no tienen competencia de marca.

O hacemos camisetas que sean “muy cool” o vamos a seguir perdiendo

Si no entendemos que es imprescindible que nuestras ideas sean impulsadas por marcas personales poderosas, (como ya lo entendió el socialismo comunista hace muchos años), simplemente seguiremos perdiendo, pensando que somos intelectualmente elevados, que nuestros conceptos son tan puros y perfectos que todos deben abrazarlos al verlos y que no necesitamos marketing político, porque “lo correcto es lo correcto”.

Las bebidas gaseosas son absurdamente dañinas, pero las marcas más poderosas del mundo en el mercado de las bebidas no comercializan jugos naturales y Santa Claus no tiene los colores de una manzana precisamente.

Las ideas se tienen que organizar en torno a íconos, y en política estos íconos son personas. O lo entendemos y nos enfocamos, ¡o seguiremos conformándonos con ser oposición por siempre!  

Por: Rommel Veitia Lugo

Periodista, Consultor de Marketing y Comunicaciones, Director Repúblicos TV, Columnista en The Freedom Post.

Co-Host: EnContra2

Twitter: @RommelVeitia

Instagram: @rommel_veitia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí