Elecciones en Francia: con una abstención del 66% de los votantes, el oficialismo no ganó ninguna región

0
127

Esta elección, la última antes de las presidenciales, marcó el regreso de los partidos tradicionales, sobre todo la derecha. La abstención del 66% confirmó el campanazo de alerta a la clase dirigente de hace una semana. Ni el oficialista LREM de Macron ni el ultraderechista RN de Marine Le Pen conquistaron alguna región.

Para las elecciones presidenciales de 2022, recientes encuestas evocaron un duelo entre el presidente saliente Macron y la líder ultraderechista Marine Le Pen. Sin embargo, este domingo, en la segunda vuelta de las elecciones regionales, sus partidos sufrieron una gran derrota: no conquistaron ni una sola región.

Los grandes vencedores de estos comicios fueron el partido de derecha tradicional, Los Republicanos, así como el Partido Socialista, que casi habían desaparecido del paisaje mediático tras la victoria sorpresa del centrista Macron en 2017.

El mapa político de las regiones quedó casi igual: siete regiones de derecha, cinco de izquierda. Todos los presidentes de región salientes fueron reelegidos.

La derecha salió de estas elecciones como la primera fuerza política del país, pues Los Republicanos y sus aliados obtuvieron 38% de los votos, según un sondeo del Instituto Ifop-Fiducial para LCI/TF1.

La unión de la izquierda y los ecologistas se situaron en segunda posición con 34,5% de los votos. Una sola región cambió de campo: La Reunión pasó de la derecha a la izquierda.

El Agrupamiento Nacional, la ultraderecha, obtuvo el 20,5%, lo que constituyó una verdadera decepción para Le Pen. El oficialista LREM de Macron, por su parte, quedó con un escaso 7%.Hubo una abstención del 66% (Foto: Joel Saget/Pool vía REUTERS)Hubo una abstención del 66% (Foto: Joel Saget/Pool vía REUTERS)

Los políticos de derecha confirmaron los buenos resultados de la semana pasada. Al menos tres de ellos quedaron en buena posición para las presidenciales gracias a resultados superiores al 50%: Xavier Bertrand en los Altos de Francia con 52,4% y Laurent Wauquiez en d’Auvergne-Rhône-Alpes con 55%, pero también Valérie Pécresse en Ile de France con un 45,9%.

Bertrand, ex Los Republicanos, anunció claramente su intención de presentarse a las presidenciales.

Decepción para LREMGabriel Attal (Foto: EFE/EPA/LUDOVIC MARIN)Gabriel Attal (Foto: EFE/EPA/LUDOVIC MARIN)

El portavoz del Gobierno francés, Gabriel Attal, dijo hoy que “es muy duro implantarse localmente cuando eres un nuevo partido político” para explicar el fracaso del partido fundado por el presidente Emmanuel Macron en las elecciones regionales del domingo.

En una entrevista en el canal público “Franceinfo”, Attal justifico así el decepcionante papel que jugó en las regionales el partido en el que milita, La República en Marcha (LREM), fundado en 2017 por Macron para su conquista de la presidencia de Francia. ”Las presidenciales (que se celebran en 2022) no son las regionales”, puntualizó el portavoz gubernamental, quien también recordó que el contexto de la COVID-19 ha jugado en contra.

”Los electores no tenían en la cabeza esas elecciones”, afirmó Attal. El portavoz del Gobierno anunció que Macron se dirigirá a los franceses en unas semanas para hablar sobre la situación política del país.

Por otro lado, la extrema derecha de Marine Le Pen fracasó en su intento de ganar por primera vez un gobierno local. Su candidato, Thierry Mariani, fue derrotado por su rival conservador, Renaud Muselier, en la región Provenza-Alpes-Costa Azul (PACA, sureste), la única en la que la formación nacionalista podía aspirar a una victoria.Marine Le Pen (Foto:  REUTERS/Benoit Tessier)Marine Le Pen (Foto: REUTERS/Benoit Tessier)

A pesar de la fuerte abstención, un 66%, casi tan alto como hace una semana, estas elecciones son una clara señal de que todo es posible en las presidenciales de 2022 y que el duelo Macron-Le Pen, que prevén las encuestas, no es una fatalidad.

La promesa de Macron de “tornar de nuevo atractiva la política” sigue sin concretarse. Su partido, LREM, no logró una verdadera implantación territorial. Su popularidad, sin embargo, es hoy superior a la que tuvieron Hollande y Sarkozy por la misma época. No se pueda descartar por tanto su reelección.

El partido de la ultraderechista Le Pen, el Agrupamiento Nacional, parece ser incapaz de convertirse en el partido anti-sistema que pueda conquistar el poder en las urnas para gobernar a Francia en el futuro.

INFOBAE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí